Cuántas veces te has sentido culpable por haber gritado a tu hijo, porque se ha caído y no has podido evitarlo, por dejarlo con los abuelos, porque ha enfermado…

En este artículo te daré 5 consejos para dejar de sentirte culpable y poder hacer tu vida si macharte constantemente.

La culpa a fin de cuentas no sirve para nada y no repara el daño, las cosas suceden y no hay que darle más vueltas.

¿Por qué nos sentimos culpables?. Inconscientemente , lo hacemos para compensar el dolor que hemos podido causar en la otra persona, cuanto más cercana se a la persona más culpables nos vamos a sentir y ni que decir tiene si se trata de nuestros hijos esta culpa se multiplica por un millón, ya que son lo que más queremos y en el fondo sabemos que no tienen culpa.

Aunque parezca mentira sentirnos culpables nos hace sentirnos solidarios con la otra persona y nos ayuda a calmar el dolor.

Pero realmente esta culpa no es más que una rueda de hámster donde no vas a parar de dar vueltas y cada vez que cometas un error vas a sentirte una mala madre y nos equivocamos muchas veces por lo que vas a sentirte la peor madre del mundo si sigues con esa culpa que no te pertenece.

1.Analiza qué te hace sentir culpable

Mucha de esa culpa también es por querer sentirnos una super mamá y la mujer perfecta, por todo el entorno que nos rodea y por lo que tenemos plasmado en las redes sociales y en la sociedad.

Siento decírtelo pero la realidad es que no existe ninguna madre perfecta y realmente nadie debería esperar a serlo ya que nunca lo será.

Parece como si al convertirnos en madres tenemos que dejar de ser nosotras para convertirnos en un robot que únicamente se encargue de su hijo, cuando en realidad seguimos siendo mujeres y seres humanos.

Cuando sientas culpa por algo, respira, coge aire y analiza la situación. Pregúntate porque te sientes así en vez de tener otro tipo de sentimiento.

Puede que sea más fácil sentirte culpable que sentirte enfadada o con miedo. O tal vez quieres que tu familia y amigos piense que no eres perfecta.

Es fundamental ser honesta contigo misma y con tus hijos y tu pareja. Si estás sin batería no esperes a que te digan que descanses, porque no lo van a hacer.

Necesitas salir, airéate y tómate un café con tus amigas para despejar tu mente.

Si no lo haces tus hijos crecerán pensando que no tienes necesidades y que por lo tanto no cuentan. Si decimos lo que necesitamos abiertamente nuestros hijos también lo harán, recuerda que somos su espejo.

2.Deja que los malos pensamientos se vayan

Empieza a escribir en un cuadernos todos los días a modo de diario, desahógate con tus amigas con un café, acudir a terapia es otra buena opción, contratar un coach para que ilumine tu camino y desatasque todos los nudos que tengas por desatar es otra buena idea.

Encontrar una tribu de mamás para poder hacer una piña y compartir todas tus experiencias genera empatía entre mamás y ayuda mucho a dejar atrás la señora culpa.

Deja la culpa atrás
Deja la culpa atrás

3. Las comparaciones son odiosas

Lo que Instagram te muestra muchas veces está muy alejado de la realidad. Si te comparas con otras mamás no vas a ganar nada ya que no eres igual que ellas.

No sabes que hay detrás de esas fotos llenas de luz y felicidad. Quizás esa mamá tenga una chacha en casa, quién sabe si su bebé duerme como un tronco, puede que sus hijos vayan a la guarde y tenga tiempo para ella.

Puede que la ensalada que muestra en la foto sea espectacular pero no haya ni Dios quién se la pueda comer porque sabe a rayos.

Por lo tanto, deja de compararte con las demás y en vez de ello agradece todo lo que tienes. Da las gracias por tu hogar, por tu familia, por tu hijo. Agradece cada nuevo día.

4.Deja la culpa atrás con frases positivas

Si repites todos los días cosas positivas estás dejando atrás los pensamientos negativos. Esto también beneficia a nuestra autoestima por lo que te estás haciendo un gran favor.

Repetirlas todos los días resetean nuestra mente y como dicen somos lo que pensamos, por ello dejarás de serntirte culpable y te quitarás una gran carga en tu vida.

Eres mujer, eres un ser humano y también tienes tus necesidades afectivas, biológicas y psicosociales. Eres mamás, sí, pero no eres una máquina. Inviertes mucho tiempo en tu familia y por ello mismo también necesitas tiempo para ti.

Eres una mujer maravillosa y todo el amor que das tu también necesitas recibirlo.

No eres perfecta y tampoco lo son ni tus hijos ni tu marido.

Con tu estabilidad emocional no se juega, y ante todo tu eres lo primero, la casa puede esperar.

5. Guarda tiempo para ti

Necesitas salir, airearte, hacer las cosas que realmente te gustan para desconectar y coger fuerzas. De esta manera dejarás de chillar, dejarás el estrés y la ansiedad a un lado.

Y no, no eres egoísta por hacerlo. Tú eres lo primero y tus hijos lo más importante, y si tu no estás bien cómo lo van a estar tus hijos y tu entorno. Cuídate para poder cuidar y deja atrás la culpa para siempre.

Con practica y toma de conciencia puedes dejar atrás estos sentimientos negativos y poder sentirte más plena y feliz.

Practica estos consejos a diario para deshacerte de esa culpa materna innecesaria y que no te pertenece.

Resumen
5 consejos para dejar de sentirte culpable mamá
Nombre del artículo
5 consejos para dejar de sentirte culpable mamá
Descripción
Muchas veces nos sentimos culpables en el universo madre ya sea porque se cayó el bebé, porque lo dejamos con los abuelos, porque enfermó, por gritarle...
Autor

2 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *